'La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos... Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público... Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al público'. 'El periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase... Si el periodismo es ético y profesional ofrecerá las dos caras de una moneda, la versión de cada bando en un conflicto, y las mostrará siempre en partes iguales... Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es sólo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distinto de la verdad real de las cosas'. Joseph Pulitzer.

Amigos de Contextus RadioVideo Digital

Amigos Proyecto Contextus en NetworkedBlogs

Defendiendo a la Patria, sin ofender a nadie (un ejercicio educativo) - Por Lic. Amelia M. Doval


Defendiendo a la Patria, sin ofender a nadie (un ejercicio educativo)
 
Lic. Amelia M. Doval
Miami, Fl. 

Palabras cubanas desde tribuna francesa. Historia inconclusa a la que se le da un final. Ofensas, calumnias. Nacida después de 1959 y sumida como todos o más que todos en un ciclo de servilismo gubernamental. Esa es su entrada en escena el intermedio lo concluye con una frase ¨´conmigo no cuenten´´.

Contar, es quizás sumar aunque también se puede restar y eso hace quien critica sin pruebas contundente para justificar las agrias frases. 

Los pueblos desarrollados declaran que todos son inocentes hasta tanto no se pruebe lo contrario. ¡Qué pena!, los comunistas enseñan que en un principio todos son culpables hasta que se pruebe la inocencia. Con frases hirientes y conclusiones punibles una voz que vende por zagás y anticipada ha dejado claro su acusación. Tragar palabras ofensivas engorda el alma, desfigura el rostro y hace expulsar como dragón en celo improperios que quizás denotan una envidia. Malsana actitud de debutante político y escritor con frases vendidas. 

Decir lo que se piensa, no es ofensa a quien escucha si son palabras sanas o aclaratorias. Solo quienes tienen alma de tirano o enseñanzas muy marcadas con  odios reprimidos pueden ofender o estigmatizar a quienes ofrecen su más preciado regalo: la vida. No estamos valorando quién da más patria para recoger más frutos. Lo importante es luchar con lo que se  tiene y hasta donde se  pueda. No se  promueven héroes se ratifican sentimientos. 

Cuando la literatura del post boom abrió sus puertas dejó claro entre frases que la inmeditez del mensaje sería la meta. Una lectura fácil, rápida de digerir , sin fanatismos, ni altas pretensiones. Una literatura que estaba diseñada para trasmitirse y volatizarse dejaba las puertas abiertas permitiendo  frases mordaces, exponiendo la cruda realidad. Hacer de este movimiento literario una rutina diaria deja descartada la posibilidad de vivir en mundo de relativa educación y cortesía. 

Atacar a los contrarios en pensamiento, por el simple placer de no dejar caer la guardia y continuar los plausos en el circo, es una manera burda de vivir. Justifique usted señora de la ofensa, sin falsas palabras o no investigadas maneras, cada acusación que usted esgrime y así le creerán o al menos tendrán  sus lectores un camino que seguir.  No  se siente en palco de extranjero si quiere ser mejor que el escribano, haga suya presencia y digna lucha. Tome un arma, forme ejército, escriba mejor que su contrario. Vaya de incógnita a la isla, batalle, defienda su palabra. En ese justo instante señora de la hiriente misiva, el mundo pensará como usted quiere. No escribe para almas que no piensan, ni pueblo que escucha solo un discurso. La geografía ha cambiado, piense en eso. 

Zoe Valdés, como escritora el mundo aplaude o relee sus escritos, muy bueno para usted y sus anhelos. Camino a la política, su afán precisa entrega, humildad, honestidad con  menos frases de golpe contundente  en aire inflado por deseos de algo que presiente. Para fiscal, necesita entrenamiento, alguien que le instruya sobre el arte de decir  y acusar sin vericutos. Como cubana y en esto, es mejor detenerse, usted debería pensar por un mommento cómo logró llegar a su destino, cómo sirvió de lacaya a su gobierno si todos saben que sin diploma cursado en los estudios sólo un principiante en el arte de ascender en la escalada puede comenzar a ser vicepresidente y por demás viajar, sin hacer paradas.  Cuándo descubrió lo inoperante de almacenar méritos para presentar en sus cartas credenciales. Realmente, nadie nunca a usted le ha cuestionado porque es simple problema de cultura. Educar el alma en lo importante y dejar a un lado las ofensas que se aprecian en lugares donde el trofeo es un simple souvenirs de la mirada. Ahora, señora, está en juego la vida de aquel que se enfrenta a quien un día fue su amigo y  de usted también. Mucha suerte Zoe tuvo en este juego para triunfar y recoger sus triunfos, algo que a otros siempre le fue vedado. 

Pensar es el ejércicio para separar lo importante de lo vanal porque en simple juego de palabras se puede promover el sentimiento de patriotismo, no importa en cuál bando está su causa si al final el pueblo, ese hermano que sufre lo ya impuesto va ganando un paso de libertad aunque simplemente sea económica o visual. Respetar la opinión ajena se enseña en culturas tan desarrolladas como las que usted disfruta, vende sus libros y gana premios. Donde usted planta su tribuna, muy lejos por cierto, de la patria la vida tiene otros colores y le convidamos todos, en un órden lógico, a utilizar su pluma(por hacer más poética la prosa)para agrandar la estirpe de los cubano si es que usted así todavía se siente. 
Fotografía: Internet