'La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos... Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público... Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al público'. 'El periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase... Si el periodismo es ético y profesional ofrecerá las dos caras de una moneda, la versión de cada bando en un conflicto, y las mostrará siempre en partes iguales... Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es sólo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distinto de la verdad real de las cosas'. Joseph Pulitzer.

Amigos de Contextus RadioVideo Digital

Amigos Proyecto Contextus en NetworkedBlogs

Otra escuela - Por: Claudia Cadelo

Otra escuela

Por: Claudia Cadelo
Octavo Cerco

Ha cambiado a su hijo tres veces de escuela. Entre los maestros emergentes, quienes aseguran que las palabras sobreesdrújulas no existen y la propaganda política, ya no aguanta más. La última vez que puso al niño en un taller de teatro descubrió horrorizada que tenía el papel de Antonio Guerrero. El pequeño salió de la primera escuela con tres actas en el expediente: por pedir la goma prestada, por llorar de ganas de irse a la casa y, la más absurda, por no querer firmar las amonestaciones anteriores.

En la segunda primaria la directora dio la bienvenida a los nuevos estudiantes y padres con una simpática información “Esta escuela es de doble sección”. La pobre, pretendía indicar que había clases por la mañana y por la tarde. Luego, en la reunión de grupo, el guía base advirtió “No se preocupen cuando sean las cinco y los niños no hayan llegado, al que se porte mal lo dejamos castigado”. 

No sé de qué forma humana los “líderes históricos” se las van a agenciar para a revertir todo el daño hecho en el sistema educacional. Un aumento del presupuesto destinado a la educación sería insuficiente ya que el mal va más allá de la economía, pagarles un salario decente a los maestros podría servir para algo si éstos tuvieran los conocimientos pedagógicos y académicos necesarios, sin embargo no es así. Formar un nuevo claustro de profesores a nivel nacional tomará, por lo menos, diez años. ¿Y mientras tanto qué aprenden nuestros niños?
Foto: Leandro Feal