'La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos... Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público... Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al público'. 'El periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase... Si el periodismo es ético y profesional ofrecerá las dos caras de una moneda, la versión de cada bando en un conflicto, y las mostrará siempre en partes iguales... Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es sólo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distinto de la verdad real de las cosas'. Joseph Pulitzer.

Amigos de Contextus RadioVideo Digital

Amigos Proyecto Contextus en NetworkedBlogs

En tierra de culpables - Por: Lic. Amelia M. Doval


En tierra de culpables

Lic. Amelia M. Doval 
Miami, Fl 

En tierra de culpables( la Cuba dominada por los Castros), se establece a través de sus innumerables y arbitrarias leyes que todos los humanos son culpables hasta tanto se pruebe lo contrario.

Desde la mencionada Ley 88 (ley mordazas) hasta las que se editan a nivel penitenciario, carecen del conocimiento público. La manera turbia y enredada de redactar cada ley hace que los acusados queden en total desconocimiento de sus culpas y de sus derechos.

Un país donde las cárceles son parte de un sistema sátanico e infernal, donde sus abogados defensores carecen de prestigio por no tener el derecho de ejercer la abogacía en función del cumplimiento de la ley probatoria de la inocencia, se hace imposible disponer de derechos y juicios justo.

En las cárceles cubanas hay disidentes, opositores del régimen, ocultos detrás de inventadas normas de respeto a la mal llamada ´´revolución´´. En las cárceles cubanas hay jóvenes que condenados a la pronta edad de 16 años formaron parte de la lista de las cárceles de adultos donde reciben agresiones físicas y sexuales. Estos mismos jóvenes en estado de desespero o abandono deciden inocularse el virus del HIV, con la única intensión de salir a otro centro con un poco más de cuidados.

En esa misma Cuba, una cárcel de grandes amplitudes, hay extranjeros que incluso sin delitos, ni causa se mantienen retenidos. Sin derecho a recibir la defensa de un abogado digno. Sin derecho a probar su inocencia. Sin conocimiento de sus causas. Sin comunicación externa. Estos prisioneros de la casualidad y la causalidad son rehenes de un gobierno que limita hasta la capacidad de pensamiento.

Estaría el mundo cumpliendo con un derecho ciudadano si impusiera la obligatoriedad de que una comisión internacional revisara las penitenciarias cubanas.

No es justo ni humano aceptar como real que el gobierno de la isla escoja los lugares a visitar y la retórica a mostrar. Cárceles con sistema de peluquería, coros, actividades, salarios, uniformes impecables y limpieza extrema no son la realidad de una vida que está a niveles subhumanos.

Denuncias hay innumerables, ejemplos documentados,el desespero familiar es evidente.


¿Qué más se necesita para probar la criminalidad de un gobierno, con leyes feudales? En tierra de culpables sólo se pueden esperar leyes arbitrarias e injustas. España, Colombia, Chile, solo por mencionar algunos tienen la responsabilidad ciudadana de responder por sus presos en tierra de ajena. Levantar la voz a nivel mundial es acto necesario y de justicia en medio de tanto atropello.
Fotografía: Internet
Proyecto Contextus Periodismo RadioVideo Digital