'La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos... Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público... Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al público'. 'El periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase... Si el periodismo es ético y profesional ofrecerá las dos caras de una moneda, la versión de cada bando en un conflicto, y las mostrará siempre en partes iguales... Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es sólo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distinto de la verdad real de las cosas'. Joseph Pulitzer.

Amigos de Contextus RadioVideo Digital

Amigos Proyecto Contextus en NetworkedBlogs

¿Capitalismo en Cuba? - Por: Juan Carlos León

¿Capitalismo en Cuba?

Por: Juan Carlos León
Bitacoraparticipativa 
msjcl2007@yahoo.com 

¿Creen ustedes que Fidel Castro se equivocó cuando dijo que “el modelo cubano no funciona”, o es la única verdad que ha dicho en su vida? Medio millón de trabajadores serán cesanteados próximamente en Cuba, los cuales tendrán que trabajar por su propia cuenta.

Esta noticia puede tener sus ventajas y desventajas.

La mayoría de los obreros en la isla trabajan para el Estado cubano. Para nadie es un secreto que el salario que reciben estos trabajadores –unos $20 al mes- no les alcanza para nada, por lo que tienen que acudir al mercado negro o depender de las remesas familiares.

En los años 90 se autorizaron los cuentapropistas y se observó una mejoría considerable, no sólo para los bolsillos de los merolicos –yo fui uno de ellos- , sino también para los consumidores, quienes podían dormir con sus barrigas llenas gracias a nosotros pero, como todas las cosas en Cuba, la felicidad duró bien poco. En 1996 estos tipos de oficios fueron reducidos a la mínima expresión.

Como el comunismo pretende que todos sus ciudadanos sean iguales, cuando algunos de nosotros comenzamos a mejorar nuestras formas de vida, eso no le cayó muy bien a los que han dirigido nuestro país por más de medio siglo. Inmediatamente comenzó una persecución con los que nos encargamos de alimentar al hambriento pueblo cubano, algo que ellos nunca han podido lograr.

“El capitalismo ha demostrado en la práctica su superioridad económica con respecto al socialismo”, según palabras textuales de mi profesor de filosofía marxista en el Instituto Superior Pedagógico de Villa Clara (20 años atrás). Negarlo sería una gran hipocresía. Los seres humanos producen y rinden más cuando trabajan para ellos mismos que cuando lo hacen para otras personas.

Desde hace unos cuantos años ha existido en Cuba un capitalismo subterráneo, aunque no lo quieran aceptar aquellos que se han encargado de devastar una de las islas más hermosas del continente americano. La libre empresa es la clave del desarrollo y la prosperidad. Sólo así nuestra patria volverá a ser lo que era antes. Las mentalidades arcaicas y octogenarias deben desaparecer para que los “Pinos Nuevos” tomemos la antorcha que guiará a nuestra tierra natal por el camino correcto.