'La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos... Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público... Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al público'. 'El periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase... Si el periodismo es ético y profesional ofrecerá las dos caras de una moneda, la versión de cada bando en un conflicto, y las mostrará siempre en partes iguales... Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es sólo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distinto de la verdad real de las cosas'. Joseph Pulitzer.

Amigos de Contextus RadioVideo Digital

Amigos Proyecto Contextus en NetworkedBlogs

Perseguido y enfermo hijo del comandante Juan Almeida - Por: Alberto Müller


Perseguido y enfermo hijo del comandante Juan Almeida
 
 
 

Columnista Invitado
 
Una nieta del comandante de la revolución, Juan Almeida Bosque, ya fallecido, relató a la prensa que su padre Juan Juan Almeida está sufriendo en Cuba una enfermedad congénita de la sangre que necesita tratamiento urgente. 

Indira Almeida, la hija de Juan Juan Almeida, reiteró a la opinión pública a través de la prensa, que las autoridades cubanas, por órdenes expresas de Raúl Castro, no permiten que su padre salga de la Isla a recibir el tratamiento médico que requiere con urgencia y a reunirse con su esposa e hija que se encuentran en Miami.

Indira añadió ‘que su padre lleva 50 días en huelga de hambre, porque no recibe respuesta de ninguna instancia gubernamental, a pesar de que tiene visa para viajar hacia Estados Unidos’.

También la cancillería chilena hace gestiones ante el gobierno cubano a favor de Juan Juan Almeida, que ha sido arrestado en diversas ocasiones en Cuba por hacer demostraciones públicas, exigiendo su derecho a salir de Cuba.

Poco a poco la Revolución totalitaria de los hermanos Castro se queda por sus atropellos sistemáticos, sin que los descendientes de los fundadores del gran desastre revolucionario en Cuba, los defiendan.

Fotografías: Internet