'La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos... Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público... Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al público'. 'El periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase... Si el periodismo es ético y profesional ofrecerá las dos caras de una moneda, la versión de cada bando en un conflicto, y las mostrará siempre en partes iguales... Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es sólo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distinto de la verdad real de las cosas'. Joseph Pulitzer.

Amigos de Contextus RadioVideo Digital

Amigos Proyecto Contextus en NetworkedBlogs

Otto Morales: un hombre que no pierde el tiempo - Por: Sergio Esteban


Otto Morales: un hombre que no pierde el tiempo

Columnista Invitado

Esta semana, esa gloria intelectual de Colombia que es Otto Morales Benítez está cumpliendo noventa años.  Y todos nos maravillamos al ver la energía, la lucidez mental,  el buen estado físico y, sobre todo, la alegría de los que goza.  Al franquear la barrera de los noventa, su ritmo de trabajo y su disciplina ejecutiva son superiores a los de muchísimos profesionales en “edad productiva”.

Sergio Esteban Vélez, Otto Morales Benítez, Belisario Betancur, Dalita Navarro de Betancur  

Se despierta muy temprano, más o menos a las cuatro y media de la mañana.  Y desde ese momento, comienza a adelantar los libros e investigaciones que tiene en proceso.  Para tal fin, antes de acostarse, deja al pie de la cama los materiales necesarios de consulta y de escritura.  Todo esto, luego de establecer un orden de acción, que lo lleva a definir el método y la duración de cada uno de los trabajos que comienza. Al respecto, me dijo, hace pocos días: “No me angustia el trabajo, no me desespera, por muchos problemas que tenga, por muchas urgencias que me llamen.   Trabajo con mucha humildad y con mucha serenidad, todos los días.   Siempre tengo disciplina para trabajar.  No se me quedan las cosas sin hacer.  Pongo orden en lo que debo hacer.  Y esa disciplina me lleva a buenos resultados”.  De eso no nos cabe duda:  esa disciplina es la que le ha permitido escribir casi 200 libros (30 de ellos en coautoría), al tiempo que ocupaba las posiciones políticas más importantes y de mayor responsabilidad en el país.

Del modo que hemos descrito, el doctor Otto lleva a buen término sus libros, ensayos y artículos y las numerosas disertaciones y conferencias que es invitado a dictar.  Entre los grandes proyectos que está terminando en este momento, se encuentran un libro sobre el presidente Manuel Murillo Toro y el Radicalismo Liberal del siglo XIX; un estudio sobre la Literatura Colombiana (a través de la obra que ha hecho Héctor Orjuela), y un libro comentando los dos volúmenes que el ex ministro Jaime Posada ha publicado sobre el Liberalismo y sobre Rafael Uribe Uribe.

Mantiene, además, una columna de opinión en estas mismas páginas.  A propósito, nos dice que: “Mis columnas en EL MUNDO me dan mucha alegría intelectual, porque veo que las lee mucha gente.  Recibo mensajes permanentemente, comentándolas”.

Es miembro de numerosas juntas culturales y de asociaciones y academias, tales como la Colombiana de la Lengua, la de Historia y la de Jurisprudencia.  A todas asiste rigurosamente y participa activamente en los actos solemnes y proyectos que estas desarrollan.

Y continúa ejerciendo su profesión de abogado.  Va a su oficina todos los días y vive actualizado en las ramas jurídicas de su especialidad.  En algunas de ellas, como el Derecho Agrario, es considerado como una de las máximas autoridades de América Latina (no en vano es recordado como uno de los mejores ministros de Agricultura que hemos tenido).

Y toda esta ingente actividad la desarrolla siempre al son de su carcajada, la más sonora y contagiosa de nuestra comunidad intelectual y política.

En este aniversario número noventa del doctor Otto, vale la pena comentar el meritorio esfuerzo del Centro Otto Morales Benítez “Centotto”, en pos del estudio y la divulgación de su obra.

Este centro fue fundado por los hijos de don Otto: Adela y Olympo Morales Benítez, quienes adquirieron como sede una casa en un sector patrimonial de Bogotá, la cual han dotado con una biblioteca de importancia y con los medios necesarios para que la gente vaya a realizar investigaciones sobre el trabajo de este ilustre humanista y hombre de Estado.

Gracias a los materiales de consulta de los que dispone este centro, se han llevado a cabo algunos de los libros que han aparecido sobre la vida y obra del doctor Morales.  Hasta el momento se han publicado catorce libros sobre él y hay algunos otros inéditos.

El “Centotto” también organiza permanentemente reuniones y debates para discutir sobre problemas políticos, históricos, literarios, sociológicos, antropológicos y de todas las demás materias sobre las que ha versado su obra.

Otro de sus propósitos es el de buscar financiación y respaldo institucional para la edición de los más de 40 libros inéditos del doctor Morales y para la reimpresión de los más de 150 que este prolijísimo y excelso ensayista ha publicado.

Para difundir debidamente el trabajo de nuestro personaje, en la Zona Cafetera, que lo vio nacer, el Centro ha firmado un convenio con la Fundación Universitaria del Área Andina, de Pereira, que ha creado la Cátedra “Otto Morales Benítez”.  Esta cátedra fue inaugurada, hace más de un año, por el ex presidente Belisario Betancur y ha propuesto para Colombia “un humanismo dinámico, no un humanismo contemplativo”.   Ya fue publicado un primer libro, con el compendio de las charlas presentadas en esta cátedra, y se presentarán otros dos, en los próximos días, durante un homenaje que el Colegio Máximo de las Academias de Colombia rendirá al doctor Morales Benítez.  Este acto de tributo se suma a otro, muy solemne, que ofreció en su honor la Sociedad Nariñista de Colombia, la semana pasada.

Acerca de los logros del Centotto y de las muestras de admiración que ha recibido en este aniversario, el doctor Morales dice: “Eso enriquece mi vida y me compromete a trabajar más, con más decisión en nuevas investigaciones que favorecen a Colombia”. 

¡Feliz cumpleaños!
Fotografía: Blog Sergio Esteban