'La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos... Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público... Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al público'. 'El periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase... Si el periodismo es ético y profesional ofrecerá las dos caras de una moneda, la versión de cada bando en un conflicto, y las mostrará siempre en partes iguales... Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es sólo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distinto de la verdad real de las cosas'. Joseph Pulitzer.

Amigos de Contextus RadioVideo Digital

Amigos Proyecto Contextus en NetworkedBlogs

La ley del pensamiento - Por: Lic. Lic. Amelia M. Doval


La ley del pensamiento

Por: Lic. Amelia M. Doval
Columnista Invitada

Después de tantos estudios, análisis, cursos de superación, videos motivacionales que circulan a diario se podría pensar que todos los seres humanos sobre la faz de la tierra serían capaces de pensar positivamente. 

La realidad es otra, la gran mayoría de las personas no ha comprendido el efecto de canalizar los pensamientos siendo la única manera de obtener  mejores resultados en la vida. 

Tener una estrategia es la forma más eficaz para mejorar la capacidad de las acciones con disciplina y compromiso. 

Una vez que este proceso se logre entender, entonces es fácil descubrir dónde están las barreras que frenan el avanzar hacía lo positivo.

En el caso de Cuba por ejemplo, la historia demuestra que se han concentrado las energias en mencionar los errores. Figurativamente éstos quedan impregnados en la imágen del expresidente Castro y como una vulgar patomima en su hermano.

Si todas esas energías pasaran a ser fuerza motriz de ideas nuevas, con clara visión del futuro que se aspira alcanzar, la batalla sería diferente. 

Visualizar una isla limpia, productiva, económicamente estable y próspera, dejándo a un lado los egos personales o los rostros que maldicen y paralizan la emoción, debe ser el primer paso para comenzar el proceso. Crear el verdadero hombre nuevo, sin carencias emocionales más que un discurso, es el futuro. 

Avanzar no significa siempre estar en lo correcto, si se toma conciencia de lo que se está sintiendo, ese inmenso deseo de ser libres  se podría paralizar cuando está acompañado de frustación, rabia o desespero. Solo si se determina cuál es el punto de enfoque para que surjan estos sentimientos entonces descubrir lo que hay para agradecer y se está olvidando es sencillo. 

Aunque parezca no entendible, es fácil cuando se establece una rutina. Elegir la manera de aprovechar la vida es personal. Es un error sentirse infeliz cuando las emociones se pueden transformar. Perdonar por omisión es un paso necesario, limpiar el alma de rencores abre el camino a la luz.  Martí, el incasable pensador dejó un inmenso legado para dirigir el comportamiento humano y también algunas preguntas: ´´¿En qué país no cría fieras el odio?. Teniendo la  historia de Cuba hombres y patriotas de tan firme convicción podría ser menos escabroso el camino a seguir. 

Una de las primeras tareas  en la nueva patria es enseñar a pensar con la mente libre y el corazón abierto. Es el momento de tomar acción, demostrar con palabras y hechos que buscar la libertad como pozo petrolero no es una acción de anarquistas o locos, es un derecho de cada ser humano. 

José Martí dejó a los cubanos una declaración  de libertad que debería ser la frase para identificar la nacionalidad de cada pueblo: ´´El respeto a la libertad y al pensamiento ajenos, aun del ente más infeliz, es mi fanatismo: si muero o me matan, será por eso´´.
Fotografía: Internet