'La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos... Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público... Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al público'. 'El periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase... Si el periodismo es ético y profesional ofrecerá las dos caras de una moneda, la versión de cada bando en un conflicto, y las mostrará siempre en partes iguales... Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es sólo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distinto de la verdad real de las cosas'. Joseph Pulitzer.

Amigos de Contextus RadioVideo Digital

Amigos Proyecto Contextus en NetworkedBlogs

La Patria necesita de todos - Por: Lic. Amelia M. Doval Hernández


La Patria necesita de todos

Por: Lic. Amelia M. Doval Hernández
Mi, Fl

La fundación, en el año 1995 del Concilio Cubano, dejaba abierta la puerta a  todos los pensamientos políticos. Su función sería reunir, a través de foros, las disímiles organizaciones.  No se pretendía agrupar y conciliar ideas sino discutir la realidad económica y política de una país. El gobierno no responde ante llamados democráticos  ni permite debates, el pueblo se autodefiniría a través de su oposición. 

El 24 de febrero de 1996, fue la fecha escogida para la primera Asamblea de Concilio Cubano. El gobierno se enfureció ante la idea de ofrecer un espacio donde personas ajenas a su doctrina debatieran la realidad del país. No estaba, ni están en condiciones de hacer público su mal funcionamiento e incompetencia. Reconocer que el propio pueblo pueda tener solución a los problemas creados por el gobierno, es inconcebible por el régimen. 

Concilio Cubano buscaba una unidad de acción, sin quitar el efecto de la pluralidad de pensamientos. Los cubanos todos, sin distinción de edad, sexo, linea de pensamiento, lugar de residencia o consagración a la causa; tendrían un espacio para reconocer y confratenizar ideas. Las distancias crean espacios vacios. 

En 1995, podíamos hablar de inexperiencia política. En los últimos meses se han llevado a cabo acciones de alto riesgo que traspolaron la lucha hacía el conocimiento internacional. Se necesita un dialogo conciliador entre todos los cubanos. Una fuerza pacíficamente activa. 

Los recientes acontecimientos han abierto nuevamente la solicitud del reencuentro con Concilio Cubano. No importa el nombre que lleve, si el camino conduce a la plena discusión de los asuntos más urgente dentro de la lucha del pueblo de Cuba. 

Ideas diferentes no son sinónimo de decadencia sino todo lo contrario. El pluri-pensamiento constituye la energía geofísica que se necesita para sacar al país del ostracismo. La comunidad internacional comienza a involucrarse de alguna manera en la realidad del pueblo cubano. No se debe cerrar ese frente. Es momento de hacer una demostración interna de interés patrio. 

Es imprescindible que el pueblo conozca la existencia de hombres y mujeres dispuestos a darlo todo por la patria. Es urgente preparar al ciudadano común para que sea capaz de pensar  y sentir su poder como dueño de su destino. 

El ofrecimiento está nuevamente abierto. El momento es oportuno. Las posibilidades están en los intereses que se agrupen. Concilio Cubano es solo un nombre, la propuesta es realizar un encuentro donde se dejen a un lado los intereses personales, rencores, críticas destructivas y se siente en silla de lujo a la Patria. La tecnología y su propagación en Cuba permitiría realizar un encuentro de mayor connotación.

Pueden existir todo tipo de pensamientos a favor o en contra lo importante es pensar y sentir el compromiso de tomar acción. 
Fotografía: Internet