'La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos... Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público... Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al público'. 'El periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase... Si el periodismo es ético y profesional ofrecerá las dos caras de una moneda, la versión de cada bando en un conflicto, y las mostrará siempre en partes iguales... Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es sólo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distinto de la verdad real de las cosas'. Joseph Pulitzer.

Amigos de Contextus RadioVideo Digital

Amigos Proyecto Contextus en NetworkedBlogs

El remolcador de la muerte - Por: Lic. Amelia M. Doval


El remolcador de la muerte


 
Por: Lic. Amelia M. Doval
Miami, Fl

José Antonio Echeverria Bianchi, uno de los héroes estudiantiles que el actual gobierno cubano enarbola en su historia, muere el 13 de marzo de 1957. Su nombre está presente y su muerte se celebra con dignidad cada año. Por asociación de ideas la fecha de su fallecimiento es sinónimo de su identidad.

Es día fatídico es irreversible en su connotación. 

Un 13 de julio de 1994, tres días antes que se conmemorara el 62 aniversario del nacimiento de José Antonio, un remolcador nombrado en su honor (13 de marzo), es hundido en las costas cubanas. 

La pequeña embarcación con  12 niños a bordo (68 personas en total) salió fuera de las costas en un acto de total rebeldía contra el régimen. La deseperación de quienes tripulaban el remolcador fue un signo de la magnitud de los hechos. La madruga se bautizó con sangre de cubano a cubano. No hubo piedad. El corazón y el alma se cerraron al dolor ajeno. La muerte destilaba traición. Nunca ha habido castigos ni culpables porque jamás se ha reconocido la masacre. 

El agua transformó su función salvadora y liberadora en instrumento asesino. Del mar extrajeron lo suficiente para crear chorros de 1500 Kg por pulgada cuadrada. Presión salada y asesina que mutiló la vida de 10 inocentes criaturas.

Treinta y siete personas muertas. Una Empresa Cubana de Servicios Marítimos del Ministerio de Transporte le sirvió al gobierno de instrumento para hundir en el mar la desobediencia a su gobierno egoista y sanguinario.

Durante una semana se silenció la huida y el trágico asesinato. Doscientos metros del Morro, 7 millas de la costas, presión sobre la popa. Tres barcos que rodean y provocan remolinos, atemorizan. Polargo 2,3 y 5. Son nombres, descripciones, clasificación de cobardía. Asesinos temiendo sus fantasmas. Ordenes para cumplir, soldados de la muerte. Dice el gobierno que fue una negligencia,  los sobrevivientes declaran ensañamiento con llanto de inocencia. El código penal condena la imprudencia mas no hay juicio a los asesinos, solo  silencio ante la culpa. 

Si la voz de Jose Antonio sirvió para denunciar una tiranía, según sus conceptos, debe servir esta fecha como grito, pancarta, declaración: Un gobierno asesino, culpable ha dejado morir sus propios hijos, ha provocado un exterminio y está impune. Caminan irresponsables los criminales mientras el mundo duda de sus culpas. ¿Qué más se necesita? declara el inocente, si en la isla solo existe un dueño y una órden. De cobarde declaren al culpable de asesinos  acusen al gobierno.
Fotografía: Internet