'La prensa libre debe abogar siempre por el progreso y las reformas. Nunca tolerar la injusticia ni la corrupción. Luchar contra los demagogos de todos los signos... Oponerse a los privilegios de clases y al pillaje público... Ofrecer su simpatía a los pobres y mantenerse siempre devota al público'. 'El periodismo verdadero se asegura de no parcializarse jamás, pase lo que pase... Si el periodismo es ético y profesional ofrecerá las dos caras de una moneda, la versión de cada bando en un conflicto, y las mostrará siempre en partes iguales... Si no lo hace, entonces no es periodismo: Es sólo basura, y de la peor clase, es decir, la típica basura que se vende a si misma a cualquier otro interés político o económico distinto de la verdad real de las cosas'. Joseph Pulitzer.

Amigos de Contextus RadioVideo Digital

Amigos Proyecto Contextus en NetworkedBlogs

La economía cubana paralizada por el estatismo - Por: Albert Müller


La economía cubana paralizada por el estatismo

Por: Albert Müller
albmul@bellsouth.net 

El propio gobernante Raúl Castro confesó que en Cuba más de un millón de trabajadores en plantilla no producían. Si a eso le sumamos que el país está produciendo, para usar dos ejemplos  representativos, un 90 por ciento menos de azúcar y de café que sus producciones promedios en un siglo, hay que llegar a la conclusión que el aparato productivo cubano está en ruinas.

Tres de cada cuatro jóvenes cubanos son desempleados
Esto explica el anuncio oficial del gobierno cubano que despedirá más de medio millón de trabajadores en los próximos meses y permitirá el desarrollo de la actividad económica privada.
La Central de Trabajadores de Cuba (CTC), el único sindicato oficialista existente en la isla, hizo el anuncio de los despidos masivos.
El gobierno comunista espera que el permiso a la actividad privada pueda crear los suficientes empleos para neutralizar el duro golpe de los despidos a los trabajadores y a sus familias.
Todo este escenario muestra que el estatismo marxista, defendido por Fidel Castro durante cincuenta años, llega a su fin como un gran desastre nacional. Ahora habrá que esperar por la iniciativa privada para sacar al país de la miseria, la ineficiencia y la corrupción.

Julia Sweig, experta en temas cubanos del Consejo de Relaciones Exteriores, en Estados Unidos, cree que la crisis cubana es tan aguda, que el cambio de empleo del sector estatal al privado, tiene enormes probabilidades de éxito.
El gobierno por otra parte confía en ampliar la canasta de empleos con las tierras que ofrece en usufructo y el trabajo por cuenta propia. El gobierno de Raúl Castro, ya en una dirección distinta a la de su hermano Fidel, ha arrendado tierras estatales a más de cien mil campesinos particulares, ha autorizado barberías y peluquerías privadas y ha permitido a los choferes de taxi la opción de arrendar los vehículos a cambio de pagos fijos al gobierno.
Ahora faltan los permisos para obtener créditos bancarios y el poder contratar empleados en el sector privado. Los negocios por cuenta propia tendrán que pagar impuestos por sus ingresos y por la seguridad de sus empleados.
Esta experiencia del ‘cuenta propismo’ no es nueva en Cuba, pues en la década de 1990 para superar el derrumbe de la Unión Soviética, se autorizaron más de 200 mil trabajos privados, pero Fidel Castro en 1996 los cerró por temor al empuje de la fuerza privada.
Nada que todo apunta a que el sistema centralizado y autoritario impuesto en Cuba por medio siglo, no ha funcionado. La crisis actual de paralización del aparato productivo cubano parece ser de espanto.
Fotografía: Internet